Regalos y recuerdos...

Muchas de las hueveras que componen mi colección me las han regalado. Para tener un recuerdo de cada uno de esos presentes y, sobre todo, de las personas que tan generosamente me las han ofrecido, quiero dejar constancia aquí de mi agradecimiento.

jueves, 7 de agosto de 2014

De Andorra


Regalo de SANDRA 


Huevera de madera barnizada en obscuro, cuyos cuatro lados han sido tallados de tal manera que se han marcado en el cuerpo cuatro zonas más claras (de color madera natural), cuya forma evoca nada más y nada menos que la de un huevo, que es precisamente lo que hay que colocar sobre la huevera. Tres de dichas zonas ovaladas, se han decorado mediante transferencia con un motivo floral. La cuarta, no.
Nº 256
¿Por qué se ha dejado uno de esos lados de la huevera sin decoración? No parece lógico que haya sido un acto deliberado, así pues, ¿fue un olvido? ¿o se reservaba acaso la superficie del cuarto lado para poner otra cosa? ¿quizás el nombre de la localidad?
Esto parece lo más probable, ya que es lo que se hace habitualmente en hueveras tipo souvenir de lugares de montaña, donde, utilizando la madera como material base, se combinan pequeños motivos florales y el nombre de una localidad o región, dándole un aire rústico a la pieza.  Si además, la flor elegida para el motivo decorativo es el edelweiss o flor de nieve, no nos queda ninguna duda de que lo que están pretendiendo es vender una huevera que nos evoque las altas cimas, el frío, etc.
En esta huevera anónima nos falta el nombre de un lugar, pero como está comprada en Andorra, podemos deducir que se pretendía promocionar o recordar uno de sus bonitos pueblos, valles o parroquias. Para que no haya sido un intento fallido, vamos a pensar todos en Andorra. Y, por supuesto, en nuestra sobrina Sandra, que tuvo el detalle de traernos el regalo, que compró en agosto de 1985. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada