Regalos y recuerdos...

Muchas de las hueveras que componen mi colección me las han regalado. Para tener un recuerdo de cada uno de esos presentes y, sobre todo, de las personas que tan generosamente me las han ofrecido, quiero dejar constancia aquí de mi agradecimiento.

lunes, 11 de agosto de 2014

De Londres


Regalo de  María  y  Daniel
Nº 6.703

Esta huevera representa una bola de golf. Y es tan facilmente identificable porque todas son iguales.
No siempre fue así, pues estas bolas han experimentado a lo largo de los años cambios importantes, hasta que se uniformizaron en 1930. Fue la Unites States Golf Association (USGA) quien impuso los parámetros exigibles para las pelotas de golf, en cuanto peso, tamaño y también velocidad, que no puede exceder los 76.2 m. por segundo. Por lo que se refiere al color, siempre han sido blancas, por cuestión de visibilidad.
El cambio más importante experimentado en este tipo de bolas, se ha debido a la utilización de distintos materiales en su fabricación. Desde los ejemplares más antiguos, hechos de madera, se pasó a utilizar el cuero relleno de lanas o pelo, después la gutta percha y actualmente se hacen a partir de un núcleo de goma sobre el que se adhieren gomas elásticas.
Esta huevera que compraron María y Daniel en Londres, en diciembre del 2013, presenta una base circular, de color verde, que recuerda la hierba del campo de golf. Sobre ella se  encuentra el soporte o tee donde se apoya la pelota para dar el primer golpe de cada hoyo. En este caso, el tee es de color marrón y hace la función de pedestal de la huevera. 
La pelota está  formada por dos cuerpos, el inferior, que es la huevera propiamente dicha, y el superior, que es un pimentero. Ambas partes encajan perfectamente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada