Regalos y recuerdos...

Muchas de las hueveras que componen mi colección me las han regalado. Para tener un recuerdo de cada uno de esos presentes y, sobre todo, de las personas que tan generosamente me las han ofrecido, quiero dejar constancia aquí de mi agradecimiento.

jueves, 4 de septiembre de 2014

De Londres


Nº 351

Regalo de Luis


Huevera de cerámica con forma de sombrero de copa, que se presenta colocado al revés, es decir, con el ala arriba. Por el borde superior asoman dos mitades de guantes blancos y, decimos bien dos mitades porque sólo existe de ellos el trozo que se ve por el exterior, si buscas la otra mitad de sendos guantes en el interior de la pieza, no los encontrarás. Aparte de ser, el sombrero y los guantes, dos accesorios de la indumentaria masculina muy elegantes, también son evocadores del mundo de la magia.
Y es que el sombrero de copa o chistera, denominado galera en Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile, es un elemento recurrente en los trucos de magia. Con la ayuda de la varita mágica, el prestidigitador saca del fondo del sombrero palomas, conejos, flores. 
Las hueveras también han servido tradicionalmente para llevar a cabo trucos de magia, entre los que destaca uno que permite la aparición y desaparición de huevos. Quizás alguien recuerde el popular Juego de Magia Borrás, que invadió el mercado español del juguete en los años 70, y donde se podía encontrar la "huevera mágica".
El primer sombrero de copa data de 1797 y se popularizó en la década de los 20 del siglo XIX. Actualmente este tipo de sombrero sólo se usa con el chaqué y el frac, que son los trajes de ceremonia. A mi, personalmente, me hace pensar en Fred Astaire. 
Luis compró esta pieza en Londres,  noviembre del año 1.985, en los comienzos de la colección.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada