Regalos y recuerdos...

Muchas de las hueveras que componen mi colección me las han regalado. Para tener un recuerdo de cada uno de esos presentes y, sobre todo, de las personas que tan generosamente me las han ofrecido, quiero dejar constancia aquí de mi agradecimiento.

domingo, 21 de septiembre de 2014

De Viena


Regalo de  Luis

Nº 1.177
Huevera de cerámica que imita una moto con su conductor y lleva un sidecar incorporado. El motorista va vestido de azul, con casco marrón. El huevo pasado por agua debe depositarse en el sidecar.
La palabra sidecar, designa no sólo el medio de transporte que podéis contemplar, sino también un cocktail de coñac, Cointreau y zumo de limón, que se supone fue inventado en 1923 en París, por un camarero del Hotel Ritz, para apagar la sed de un cliente que solía acudir a su bar en sidecar. No sabemos si la información es exacta o se trata sólo una leyenda urbana, lo que sí parece ser cierto es que el Sidecar que se sirve actualmente en dicho hotel, es el cocktail más caro del mundo.
Jigger o medidor
Y ¿qué relación tiene todo esto con el mundo de las hueveras? Pues que se suele atribuir el origen de la palabra cocktail (cóctel en español) a una pronunciación libre de la palabra francesa coquetier, que significa huevera en francés, y que era precisamente el recipiente en el que el francés Antoine Amédée Péchaud empezó a servir unas mezclas con coñac en su farmacia de Nueva Orleans, a finales del siglo XVIII.
Entre cocktail y cóctel, quiero aprovechar para recordaros que mucha de la información que se da en este blog, proviene de la que Gloria (mi hija) ofreció en la "uev" "Una huevera al día", actualmente inactiva. Tengo permiso.
La huevera la compró Luis en Viena en mayo de 1996.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada